martes, 23 de octubre de 2007

Alphaville

Las distopías futuristas molan.
Godard no mola.
¿Qué pasaría si Godard rodase una distopía futurista?

Pues para hacerse una idea, imagínense el más gris de los delirios etílicos del más vocacional de los profesores de Humanidades narrado por un autista gangoso y con Alzheimer al que acaban de golpear en la cabeza con una raqueta de badminton.

Resulta que un espía va a un planeta en el que los científicos y los ingenieros han aniquilado toda espiritualidad posible y un ordenador gigante impone una ley (totalmente ilógica e irracional) que consiste en prohibir cualquier actitud o comportamiento que no sea absolutamente lógico y racional... La poesía está prohibida, el amor y el llanto también... Y a los criminales se les lanza a una piscina y son apuñalados por un equipo de nadadoras sincronizadas.
La cosa promete, pero Jean-Luc Godard godardea un montón y el público no sabe si tomárselo a risa o no.

Un argumento a favor de tomarse Alphaville a risa es que, supongo que por limitaciones de presupuesto, en lugar de copiar la ropa y los decorados propios de la ciencia ficción, se han copiado la ropa y los decorados del cine negro a lo Hammett... Y el pobre Eddie Constantine hace todo lo posible para imitar la pose de Humphrey Bogart, de manera que parece que tengamos dos parodias por el precio de una.
Y yo creo que lo de rodar las escenas de acción a lo cutre está hecho adrede, pero sobre el tema de los diálogos ya no estoy tan seguro... Quizá no están improvisados al 100%, pero parece difícil de creer que alguien se haya releído el guión antes de imprimirlo. A ratos parece que ni siquiera Jean-Luc se está tomando en serio su propia película, y esto es algo que le honra.

Pero tomarse Alphaville a risa tampoco es tan fácil... más que nada porque uno no sabe cuando reirse y, una vez superada la sorpresa inicial, la mayor parte de las escenas son muy aburridas. En la sala había gente que se esforzaba en soltar ocasionalemnte unas intelectuales carcajadas, sobretodo durante el primer cuarto de hora. Un abrazo para ellos. Y el risómetro indicó que mejor gag de toda la peli es una máquina expendedora con un cartel que dice "Inserte una moneda", el prota inserta una moneda y la máquina se limita a escupir un papelito que dice "Gracias".
Cuanto más te fijas más niveles de lectura le puedes encontrar a este sketch, todo un símbolo de buena parte de la filmografía godarda.
"Gracias", te está diciendo la máquina, alter ego del prestigioso cineasta francés.
Y una parte importante del público parece responder "De nada, hombre, de nada" pero el prota arruga el papel y se larga enfurruñado. Es la última vez que cae en una trampa tan burda.

Nota: un sufi bajo.
(también disponible en La Cinefilia, Filmaffinity y Linkara)

11 comentarios:

Fabrizio dijo...

Qué decepción de blog. Como admirador nº 1 de Godard en el hemisferio occidental de la península ibérica, pocas cosas me gustan más que los chistes sobre Godard, pero en lo que he leído/podido leer del blog apenas he visto un par de cosas graciosillas. Es fácil reírse de Godard, pero no tanto.

krisish dijo...

Me encanta vuestro blog.
Después de contener sentimientos de ira durante tres largos agostos en el master de historia de cine de Valladolid y muchos godardeos por fin puedo decir PUTO GODARD.

Un saludo.

Listo Entertainment dijo...

Coño Fabrizio, te las das de admirador nº1, insinuas que te sabes chistes de Godard... ¿y te vas sin contarnos ni uno?

Vuelve y cuéntanos cosas, que seguramente has visto más pelis de Godard que los 9 redactores de este blog (juntos) y eso se merece al menos un aplauso.

putogodard dijo...

Para el autista: PUTO GODARD
Para el protagonista: PUTO GODARD
Para la nadadora sincronizada: PUTO GODARD
Para el público: PUTO GODARD
Para la poesía aséptica: PUTO GODARD
Para el arruga-papeles: PUTO GODARD
Para la maquinita futurista y quien introdujo la moneda: GRACIAS (faltaría más). Por permitir cagarnos en Godard eternamente. Aunque con tanto putogodard, de momento, no se escuchan.

fruitman dijo...

krisish, por desgracia en los masters de cine se ven obligados a hablar de godard, y a hablar bien, parece ser... un criterio de calidad de cualquier curso de cine seria averiguar que piensan sobre godard. bienvenida a esta gran familia de felices y liberados amantes del celuloide.

fabrizio, te invito como el listo a compartir con nosotros tus chistecillos sobre godard...

Fabrizio dijo...

Pues no creo que os haga gracia, porque a mí Alphaville me parece muy divertida, pero ahí va una anécdota que al menos os dará pie para disparar vuestros airados comentarios:

Un día Godard invitó a un amigo que estaba pasando un mal momento (acababa de morir su mujer) a pasar un fin de semana en su casa de campo. Durante el tiempo en que estuvieron juntos, Godard no abrió la boca ni para pedirle la sal. Por fin, cuando se despidieron en la estación de tren, Jean-Luc le dijo a su amigo: a ver si vuelves pronto, que no tengo a nadie con quien hablar.

Puto Godard dijo...

Gran Fabrizio.
No podemos permitirnos perderte como colaborador, así que te emplazamos a que nos escribas más anécdotas a nuestra dirección de correo (putogodard@gmail.com) y nosotros mismos te las publicaremos en un post como Dios manda.

Puto Godard dijo...

Por cierto, me tiene intrigado este usuario llamado putogodard (todo junto, no confundir conmigo).
¿Hace tiempo que tiene usted este nick? ¿O lo ha creado para la ocasión?
En cualquier caso, bienvenido a la causa.

el nabo dijo...

JAJAAJAJAJAJJAAJAJ

cojonudo ese momentazo boris..

fruitman dijo...

genial anecdota. puro godard.

Anónimo dijo...

Gracias a este post he podido comprobar por mi mismo, el vodrio mental que constituye esta pelicula. Pocas veces me he sorprendido tan ingratamente con una pelicula, godard consigue crear mal humor cuando uno tiene buen genio, por lo tanto, godard, te considero rey de los infiernos. Satagodard, honrare tu pelicula alphaville hasta mi ultimo aliento, aunque no tengan nada de sentido demasiadas escenas. (solo vi los 20 primeros minutos)