viernes, 4 de abril de 2008

Cortina de humor

Propongo a nuestros lectores un valioso ejercicio. Recomiendo que lo hagan hasta el final para obtener el máximo provecho de una lección que nadie jamás debería olvidar.

Básicamente, el experimento consiste en rebatir la célebre sentencia de Forrest Gump, "tonto es el que hace tonterías" y demostrar contundentemente que hay tontos que son más listos que la madre que los parió.

Empecemos el recorrido con un personaje al que se le atribuye un nivel de necedad más que elevado, un blanco antonomásico de las burlas más variadas, de los que se le escarnia por ser tan lelo.

Más tonto y no nace, se dice.

Nuestro invitado no es otro que Enric Reyna, famoso por asumir interinamente la presidencia del Barça en una de las crisis más importantes del club, tanto deportiva como económica. A pesar de este contexto tan negativo, el susodicho quiso saltarse las mínimas normas de decoro que exigían unas elecciones democráticas y convertir lo que es interino y temporal, en definitivo y bananero.

Para su desgracia, fue literalmente largado del club, pero no sin antes, y aquí es donde empieza lo suculento del negocio, dejar un par de sobres en la caja fuerte del club. Según él mismo se encargó de pregonar, esos sobres contenían las claves para salvar tan inquietante situación

Una vez celebradas las elecciones se procedió a abrir los sobres con suma expectación. El mundo.es da cuenta de ese momento en la siguiente noticia:


http://www.elmundo.es/papel/2003/07/08/deportes/1433534.html


Me permito extraer un pasaje esencial, una desinteresada ayuda a los lectores más despistados, aunque para el ejercicio es necesario leer la noticia entera:

"Cambra explicó que, en realidad, las soluciones milagrosas de Reyna en el aspecto deportivo no eran más que conversaciones abiertas con varios clubes italianos, de economía tampoco muy boyante, para un intercambio de cromos. Así, proponía el trueque de Rochemback por Mendieta (Lazio); de Overmars por Sergio Conceinçao (Inter); de Motta por José Mari (Milan) y de Gabri por Marcelo Salas (Juventus). «Según Reyna, estas operaciones supondrían una plusvalía de 50 millones de euros, y un incremento en el capítulo de sueldos de la plantilla de 20 millones», dijo Cambra."

" El portavoz del Barça quiso dejar claro que «no eran operaciones cerradas, sino simplemente una «descripción de las conversaciones mantenidas con algunos clubes». Para más inri, los sobres incluían información sobre los jugadores mencionados -características técnicas, posición sobre el campo e incluso una fotografía- extraida de internet. «El nuevo equipo técnico del Barça no tiene interés en ninguna de las operaciones», valoró Cambra."


Cualquiera con un poco de conocimiento futbolero habrá percibido la barbaridad de estos canjes. Una especie de cambio de cromos mellados por cromos rotos. Además se permiten humillarlo aún más mencionado la infantil forma de presentar el informe con fotos y dibujitos impropios de un gerente de tal magnitud.

Tal es así, que desde ese momento y hasta la actualidad Reyna es un icono absoluto e incontestable de la ignorancia futbolística. Rara es la tertulia en la que cuando se quiere ridiculizar un fichaje o una bochornosa actuación, no se recurre al famoso sobre de Reyna y sus canjes.

Prosigamos nuestro ejercicio. Para ello, debemos proceder a realizar el siguiente test:

http://www.oviedo.es/personales/comecoco/ilusiones%20opticas/prueba%20de%20atencion.htm


Simplemente se trata de contar el número de veces que el equipo blanco se pasa el balón entre ellos. Una vez visto el video, se puede contestar a la pregunta en la parte inferior de la pantalla, donde se conducirá a la resolución del test.

Bien, ¿han llegado ya a la solución? En ese caso, se preguntarán que narices tendrá que ver eso con Enric Reyna. Pues mucho, y esa es la valiosa lección a la que nos aproximamos. El video demuestra de manera ejemplar lo que es una formidable maniobra de distracción. Lo único que nos falta es encontrar ese mismo patrón en la noticia del mundo.es.

Relean la noticia de nuevo. Por si siguen cegados por la magnífica cortina de humo, se lo señalaré:

" El segundo sobre -con éste todavía se podría hacer algo, porque las propuestas no han caducado- contenía las ofertas de tres empresas inmobiliarias para comprar una parte de los terrenos de Can Rigalt propiedad del club, que perdería patrimonio con el fin de generar recursos económicos. Dos de las ofertas vencen a final de año, y sobre la tercera el Barça tendría que decidir antes del final de agosto. El portavoz del club indicó que la junta «no tiene intención de seguir con el proyecto», aunque no descartó hacerlo en un futuro."

Es decir, una operación gigante de especulación urbanística con pérdida patrimonial por parte del Barça con la que llenar los bolsillos de unos y otros. Este párrafo, es el único de los 9 de los que consta la noticia que menciona este aspecto, a la sazón es mucho más relevante.

Por supuesto, esta propuesta no sobrevivió más allá de ese momento, lejos de la anécdota del ignorante Reyna que aún pervive en la memoria del aficionado futbolístico.

Poco después podemos leer:

http://www.elmundo.es/papel/2004/05/12/catalunya/1635423.html

La conclusión es demoledora. Ni Reyna era tan tonto, ni los sobres tan inocentes como la gente quiso creer. Y sino, que se lo pregunten a los millones de euros que se generaron de allí...

Bravo Reyna, bravo...

5 comentarios:

Listo Entertainment dijo...

puto godard y puto deporte rey.

al leer esto de "Empecemos el recorrido con un personaje al que se le atribuye un nivel de necedad más que elevado, un blanco antonomásico de las burlas más variadas, de los que se le escarnia por ser tan lelo.Más tonto y no nace, se dice" me pensaba que ibamos a analizar la política de George W. Bush.

El Nabo dijo...

sí, y esta página podía empezarse a llamar puto goldard.

Puto Godard dijo...

Creo que podríamos sacarle una buena tajada al Mundo por este trabajo de investigación...

fruitman dijo...

yo lo intento, pero no consigo convencerme para leer un texto tan largo.

landiman dijo...

Yo la he leido enterita.